Detección del VIH

El registro de casos de sida de la Ciudad Autónoma de Ceuta funciona desde 1987 y se han recogido 166 casos hasta 2010.
El número de casos nuevos ha ido disminuyendo progresivamente con respecto a años anteriores,  posiblemente debido los avances que se han producido en la lucha contra el SIDA, tanto en la prevención como en la asistencia sanitaria.
A pesar de los grandes progresos que se han producido en su tratamiento, el sida continúa siendo la enfermedad infecciosa que mayor preocupación genera en la sociedad; no en vano se trata de una patología aun hoy incurable y que en ausencia de tratamiento presenta una elevada tasa de mortalidad.
Una de las estrategias en la lucha contra el sida es proporcionar a la población la posibilidad de acceder a una analítica de diagnóstico rápido y de fácil accesibilidad, como puede ser la realización de los test de cribado de infección por el VIH.
La detección precoz y la rápida instauración del tratamiento se ha demostrado por la evidencia cientifica que mejoran significativamente la calidad de vida del paciente y del entorno que lo rodea.
Es extremadamente importante identificar lo antes posible a las personas
seropositivas para además de contribuir al bienestar del paciente evitar en lo posible la diseminación del virus.
Desde los años 90 las farmacias de Ceuta colaboran con el Plan Nacional sobre el Sida con un programa de intercambio de kits de jeringuillas. Programa que fue pionero a nivel nacional tanto desde el punto de vista social como de implicacion por parte de las oficinas de farmacia.
Siguiendo en esa actitud de colaboración en noviembre de 2009 el colegio de Farmacéuticos firmó un convenio con la Consejería de Sanidad de la Ciudad Autónoma de Ceuta a través de su Plan sobre SIDA para que en las farmacias de nuestra localidad se pudieran realizar los test rápidos de detección del VIH.
La presentación en sociedad y ante los medios de comunicación se hizo efectivo el 1 de diciembre de ese mismo año que coincidió  con el Día Mundial del SIDA.
Desde ese momento ya llevamos más de un año de andadura trabajando conjuntamente con la Ciudad Autónoma para poder seguir ofreciendo este servicio a todas aquellas personas que consideraran que pudieran estar infectadas.
Cuando el colegio nos lo propuso la posibilidad de implicarnos en esta experiencia social y sanitaria nos pareció una oportunidad interesante tanto desde el punto de vista profesional como un enriquecimiento de nuestra vivencia.
Como sanitarios todos conocemos el tipo de virus, los métodos de contagio, en definitiva la enfermedad. Sabemos que es incurable y que la detección precoz del VIH nos permite acceder al tratamiento adecuado manteniéndola controlada y dando la posibilidad de disfrutar de una excelente calidad de vida. La detección rápida de la infección por VIH se convierte en un objetivo a cumplir en materia de Salud Pública y nosotros, los farmacéuticos como profesionales sanitarios fácilmente accesibles a la población nos sentimos un eslabón importante para la consecución de estos logros.
Para lograr que la iniciativa llegue a la población durante este año se ha colgado un cartel en la entrada  de todas las farmacias indicando que se puede realizar la prueba rápida del VIH.
El distintivo ha sido elaborado por la Consejería de Sanidad y Consumo de la ciudad y por el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Ceuta.
Se ha contado con la estrecha colaboración de  la prensa escrita (el Faro de Ceuta y el Pueblo de Ceuta) como de las televisiones locales (Radio Televisión Ceuta y Ceuta TV) y de una amplia carteleria situada en lugares estratégicos que se han hecho eco del servicio brindado por las farmacias a sus conciudadanos.
Es significativo que en esas fechas es cuando se ha producido un incremento de  la demanda de información, así mismo por el estudio de las estadísticas se observa un aumento del  número de pruebas realizadas.
Por la divulgación realizada y teniendo en cuenta la importancia que a nivel social y sanitario tiene la posibilidad de una detección precoz del VIH, en coordinación con la Consejería hemos detectado un elevado porcentaje de usuarios interesados en hacerse la prueba.
Habría  que tener en cuenta otras consideraciones para sacar conclusiones del estudio como que todavía prima en los grupos con práctica de riesgo la idea de que es preferible vivir en la ignorancia con respecto al contagio, los riesgos y la prevención y tendríamos que analizar como poder llegar a ese estrato de la sociedad que se sustenta en esa ideología.
El programa está destinado a cualquier persona a partir de los 16 años que haya mantenido prácticas de riesgo y que quiera saber si está infectado. Desde la farmacia les damos la oportunidad de hacerse la prueba de forma anónima, confidencial y gratuita en tan sólo 20 minutos.
El programa está destinado a cualquier persona mayor de 16 años que haya mantenido prácticas de riesgo y quiera saber si está infectado.
Antes de realizar la prueba le facilitaremos al paciente un documento de consentimiento informado, con los membretes del Ilustre Colegio oficial de farmacéuticos y del plan sobre sida de la Consejería de Sanidad y Consumo de la Ciudad Autónoma de Ceuta en la que da su autorización mediante la firma para que se le realice el test rápido del VIH de forma anónima. En el documento se recoge que si el resultado es positivo, este debe ser confirmado con otros análisis más específicos en un centro de referencia al que será derivado por el farmacéutico. También se le informa que si el resultado es negativo significa que no está infectado.
Los datos serán recogidos por la farmacia e incorporados a un fichero para la adecuada prestación del test y no incluyen en ningún caso información referente al resultado de dicha prueba, garantizando la seguridad, confidencialidad e integridad de los datos y que no se destinaran a fines distintos de aquellos por los que se han recabado.

El método empleado es un inmunoensayo que permite la detección cualitativa simultánea del antígeno p-24 del VIH, así como de los anticuerpos al VIH-1 y VIH-2. El antígeno p24 se produce durante las primeras semanas de la infección por el VIH y es detectable antes de que los anticuerpos se produzcan, por lo que es un marcador ideal para ayudar al diagnóstico temprano del VIH sin necesidad de esperar un periodo ventana de entre 3 y 6 meses después de la conducta de riesgo para poder realizar la prueba. Este novedoso test ha logrado acortar las esperas que debía soportar el paciente para conocer los resultados de la prueba, pues ahora se dispone de un diagnóstico en apenas 30 minutos y supone un punto de inflexión en la historia de las técnicas de detección del virus.
Estos tests tienen una fiabilidad similar a la de los análisis convencionales (ELISA), con una sensibilidad del 100% y una especificidad del 99,7%.

La técnica es sencilla, siempre evitando la posibilidad de contagio, con los guantes puestos, se realiza un pequeño pinchazo en el dedo y  mediante un capilar se obtiene  una muestra de sangre que se deposita en la tira reactiva y gracias al tampón de arrastre, con un ph que no reacciona ni altera la muestra de sangre, en un periodo que no supera los 20 minutos se extenderá sobre la tarjeta de ensayo donde se podrán leer los resultados.
Mientras se obtiene el resultado siguiendo una dinámica de comunicación se aprovecha para hacer una labor de educación sanitaria, recordando una vez más que sólo se puede transmitir el virus a partir de cuatro fluidos corporales previamente infectados; la sangre, el semen, las secreciones vaginales y la leche materna.
Además se indica que para que se produzca la infección es necesario que el virus penetre en el organismo al producirse el contacto de estos fluidos con las mucosas o la sangre de la persona.
También informamos que las prácticas de riesgo más habituales son haber mantenido relaciones sexuales con penetración sin preservativo con parejas de las que se desconocía si estaban infectadas o no y que el tipo de contagio sangre-sangre derivado del uso de jeringuillas que  fue una de las vías de transmisión más importantes del VIH afortunadamente ha quedado obsoleto gracias a los programas de kits de intercambio, la información y concienciación de los usuarios de drogas por vía inyectada.
En el acto profesional se le realiza al demandante una encuesta con fines estadísticos.
Esta encuesta  que en todos los casos debe ser completada se le pregunta entre otras cosas por el sexo, la edad, la residencia, el país de origen, también si ha realizado alguna prueba anteriormente y cuál fue el resultado y que nos indique los motivos que le han llevado a realizarse este test de detección, cuando fue la práctica de riesgo y por qué ha elegido una farmacia para realizar la prueba.
En la mayoría de los cuestionarios eligen la farmacia por la cercanía, la accesibilidad, el buen trato y la confidencialidad.
Aunque el tiempo de espera puede no ser agradable y si el resultado puede cambiarle la vida, esto puede generar un cierto nerviosismo,nuestro rol siempre ha sido el de tranquilizar al usuario dándole a entender que actualmente el Sida no es una enfermedad mortal, es una enfermedad crónica tratable y que el conocimiento de la infección puede colaborar a no aumentar la transmisión del VIH.
Afortunadamente en nuestra oficina de farmacia nunca tuvimos que pasar el mal trago de diagnosticar un caso positivo.
Cualquier persona que haya tenido algún comportamiento de riesgo o tenga la sospecha de poder estar infectado,  debería realizarse la prueba, teniendo en cuenta que la imagen externa no indica si una persona está infectada o no.
Dentro del grupo de pacientes que se han realizado la prueba en nuestra oficina de farmacia no hemos encontrado un patrón demográfico fijo. Han hecho uso del servicio personas de ambos sexos, con edades comprendidas entre los 25 y los 75 años, con distintos hábitos sexuales y de diferentes estratos sociales. Este hecho pone de manifiesto que la iniciativa es buena y que tenemos que seguir trabajando para mantener nuestra privilegiada posición en la sociedad, como establecimiento sanitario cercano, accesible y comprometido.
Ceuta, por su situación geográfica en el norte de África, actúa como barrera sanitaria en muchas patologías; cólera, malaria, brucelosis…
Este programa opinamos que ha podido tener cierta relevancia en el país vecino en cuanto a concienciación ciudadana respecto al Sida.
Estamos convencidos de que esta experiencia puede ser la base para la realización de otros programas de prevención y cribado desde la oficina de farmacia. En este sentido hay mucho por hacer y muchos campos que explorar considerando que la farmacia permite una comunicación directa, fluida y permanente con la población y que ese es el fundamento para la aplicación de los programas de medicina preventiva.

Anuncios